Login

Refugio Ibones 20190807 114626 copiaLos guardas de los refugios de montaña son profesionales cualificados, grandes conocedores del medio que prestan servicios esenciales al montañero. El trabajo de quienes mantienen abiertos durante todo el año los refugios de montaña de Aragón no es nada sencillo. Hay que responder a un perfil muy abierto: ser montañero, cocinero-hostelero, experto en condiciones extremas, tener gusto por la soledad, pero también por las multitudes, ser chico para todo, meteorólogo…

Además, los guardas de refugio son unos activos trabajadores por la seguridad de los montañeros y excursionistas. Gran parte de su jornada laboral, que suele ocupar todas las horas del día salvo las del descanso nocturno, la dedican a trabajar por la seguridad, tanto en invierno como en verano. Es importe conocer ese trabajo, todo lo que los guardas pueden hacer por nosotros. Entre otras cosas, los guardas se ocupan de la toma de datos meteorológicos; el mantenimiento de las webcams de los refugios; la actualización en su página de internet de las condiciones de las rutas; el conocimiento del estado de las rutas invernales y la realización de cortes de nieve, la actualización de perfiles en las redes sociales… y además darnos de comer y mantener limpias las instalaciones.


En Aragón, la mayoría de los refugios de alta montaña están gestionados por la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM) y los guardas que los atienden se encargan de que permanezcan abiertos los 365 días del año. Son auténticos ángeles de la guarda en las montañas. Esa permanencia y la modernización de las instalaciones (donde hace años que ya tienen internet, a pesar de lo complicado que resulta en algunas ocasiones haber llevado conexión a lugares tan remotos) permiten a los guardas prestar una serie de servicios que van más allá de los vinculados al mero alojamiento y manutención. Son además, un elemento clave que ofrece información y soporte en las labores de rescate cuando se producen accidentes.


En su día a día están atentos al estado de la montaña y las rutas más frecuentadas, así como a la meteorología de la zona, información que van reportando por distintas vías.
Por ello, debemos aprovechar ese trabajo antes y durante nuestra actividad en la montaña, haciendo uso de esa información vital y de los conocimientos que ponen a nuestra disposición, un apoyo especialmente importante para el montañero solitario, que puede trasladar al guarda su 'ficha de intenciones' y pedirle que esté al tanto de su travesía.
Además de la información in situ sobre las condiciones de las rutas que nos facilitarán los guardas, nos será también de gran utilidad la información de las webcams para observar el tiempo y las condiciones de la montaña en tiempo real; la toma de datos nivometeorológicos que realizan para la AEMET, con volcado a la web de las mediciones de los últimos siete días; la actualización del estado de las rutas en la web, con datos sobre presencia o ausencia de nieve y comentarios útiles, las redes sociales del refugio, compartiendo información y fotos de otros usuarios o respondiendo dudas... todo ello disponible gracias a su trabajo.


En la web de Montaña Segura y en www.alberguesyrefugios.com encontrarás más información y enlaces a esas fuentes de información proporcionadas por guardas y refugios.


MONTAÑA SEGURA
www.montanasegura.com


Foto de cabecera: Se recomienda recurrir siempre a los guardas de montaña. Refugio Ibones

 

suplementos

Volver