La práctica del descenso de barrancos ha tenido en Aragón, y en especial en la provincia de Huesca (la Sierra de Guara sobre todo, pero también el macizo del Monte Perdido), un papel crucial para su vitalidad en el viejo continente: 

  • Un pasado histórico germinal. 
  • Una época moderna motora. 

Recordamos que hay otros lugares que han tenido su importancia en la historia (por ejemplo: Sa Fosca en Mallorca, la Clue d'Aiglun en los Alpes Marítimos o la Codula de Orbisi en Cerdeña), pero han sido más puntuales. Es aquí, sin embargo, en este lado de los Pirineos, donde se ha formado el núcleo motor que ha impulsado este deporte.

Aragón ha sido, podríamos decir, la cuna y el espejo en los que el barranquismo se ha proyectado dentro y fuera de sus fronteras. Estamos contentos de que así haya sido porque esta tierra en la que hemos nacido es fértil en este relieve que tanto queremos.

Los barrancos han sido visitados de muchas maneras, y por muchos motivos, a lo largo de la historia. Su práctica, tal y como la conocemos hoy, ha tomado forma en el sentido de descenso, como han mostrado la lógica y la economía de medios. Con anterioridad se entraba y salía de ellos con fines normalmente ajenos al deporte y por itinerarios a veces más expuestos que el mismo cauce del barranco. Es una historia interesante y poco conocida.

La práctica moderna tomó al principio un carácter explorativo, se trataba de conocer ese terreno tan singular, de efectuar el recorrido integral por su fondo. Era la época de las "primeras" y han sido equipos muy concretos de personas quienes tuvieron ese interés, cuando nadie lo tenía, y quienes las realizaron tras no pocos esfuerzos y dias de emoción.

Luego ha venido una mentalidad más deportiva y a continuación una fase de mayor popularización bastante estabilizada actualmente.


¿Dónde entra el Comité de Barrancos en todo esto?. La Federación Aragonesa de Montañismo ha sido la 1ª federación de montaña española en crear un comité especializado en barrancos. Éste fue organizado en 1993. El Comité de Barrancos es un comité deportivo con entidad propia y representado como tal en la Junta Directiva de la FAM.

De esta forma la FAM decidió interesarse por la actividad y darle una entidad organizativa. Ya desde entonces precisamente todo lo que hemos nombrado nos ha interesado. Somos un grupo de personas (no muchas, Aragón es una tierra despoblada) que estimamos este medio. No solo nos gusta descender barrancos: está el paisaje, la vida que se desarrolla, los elementos que pueblan y cambian su interior. Y también están las personas que allí coincidimos y que, gracias a él, se genera y fortalece la amistad y la comprensión de nosotros mismos y de las cosas. Por eso entendemos el barranquismo como una suma de partes que todas se conocen y tienen que ver:  

  • Recorremos los barrancos tomando nota, de lo que hay y de lo que ha habido. Buscamos e intercambiamos información. 
  • Reequipamos poco a poco los barrancos aragoneses. Por ello hemos organizado la Comisión Permanente de Reequipamientos en Barrancos. 
  • Enseñamos las técnicas que conciernen a su práctica y a tener muy en cuenta los principios de prevención y seguridad. Pero también a ver y sentir la naturaleza (las rocas y los seres vivos) que allí reside, el sentido de nuestra presencia y la parte que nos toca como un ser vivo más, curioso de entender lo que estima y deseoso de integrarse en el medio. Por ello somos parte activa de la Escuela Aragonesa de Montañismo. 
  • Mantenemos contacto con otros compañeros distribuidos por el mundo y con las mismas inquietudes: la École Française de Descente de Canyon, el Comité Sportif Canyon de la Fédération Française de la Montagne et de l'Escalade, la Associazione Italiana Canyoning, la Deutsche Canyoning Verein, la Associaçao Brasileira de Canionismo. 
  • Publicamos un pequeño boletín de información: o Saltadero. 

Es decir, se han ido poniendo en marcha diversos proyectos, algunos de las cuales se comentan en esta web de manera resumida.

 

Volver