Login

refugio-cap-de-llauset-visitaEl compromiso de la Diputación Provincial de Huesca, el Ayuntamiento de Montanuy y la propia FAM hacen posible que los trabajos de construcción de este nuevo refugio pirenaico avancen a buen ritmo.

En fechas recientes responsables de la DPH, junto a representantes del Ayuntamiento de Montanuy, la FAM y la empresa Prames visitaron las obras del refugio de montaña de Cap de Llauset.

Esta instalación se ubica en el macizo de la Maladeta, dentro del Parque Natural Posets-Maladeta, a 2.450 m (la mayor cota de los refugios guardados del Pirineo aragonés) y al paso del GR 11.

Este es el tercer año de desarrollo de un convenio que DPH, Ayuntamiento de Montanuy (en cuyo término municipal se localiza la infraestructura) y FAM firmaron en 2012 para su construcción, y que ha supuesto una inversión de 824.000 €, contando los 200.000 € de este tercer año más una adenda de 144.000 €. Esto permitirá continuar las obras para cerrar uno de los dos edificios que componen el refugio, lo que es fundamental para que los trabajos continúen con garantías.

Y no solo las obras avanzan a buen ritmo, sino que las conversaciones para un próximo acuerdo entre los tres firmantes también están avanzadas. Con ello se podrá concluir una parte significativa del edificio, que podría permitir alojar a los primeros montañeros en otoño de 2016.

Modelo constructivo

La FAM, de la mano de los arquitectos del proyecto Alejandro Royo y Ramón Solana, ha querido aplicar en el diseño de este refugio los elementos constructivos más modernos en cuanto a la limpieza del proceso constructivo y el mantenimiento y gestión posterior del edificio.

Así, y siguiendo diversas y recientes experiencias de refugios en diferentes países de los Alpes como Austria, Suiza y Francia, se ha optado por un edificio construido internamente en módulos prefabricados, de manera que in situ en la obra solamente se realiza ya su montaje a modo de mecano.

refugio-cap-de-llauset-obras1 refugio-cap-de-llauset-obras2

Estos módulos, por el material utilizado y el hecho de ir construidos previamente, facilitan la capacidad de aislamiento del edificio, y por tanto el menor consumo de energía para mantenerlo a temperaturas agradables. El recubrimiento de los mismos se realiza en chapa gris, integrando así el refugio en los colores predominantes de su entorno granítico, a la vez que consiguiendo una estructura compacta y muy acorde a soportar los rigores del clima de alta montaña. Las bases de los dos módulos que componen el refugio sí son de obra, y su recubrimiento se realiza con la misma piedra granítica del entorno, esta vez colocada en seco.

Una necesidad deportiva y de seguridad

Su ubicación cumple, en el plano deportivo, varios aspectos importantes. Por un lado, se encuentra en pleno trazado del GR11, la Senda Transpirenaica, el sendero por etapas más transitado y que no contaba con un refugio en este tramo. Está a los pies de toda una serie de picos de más de tres mil metros que componen todo el extremo oriental de las Maladetas. Permite planificar, junto al refugio de La Renclusa, un magnífico recorrido de carácter alpino y circular al pico Aneto y al macizo de las Maladetas, y además es punto de apoyo para la realización de diferentes circuitos de montaña por los múltiples ibones que salpican todo su entorno.

No hay duda que este refugio viene a cubrir, desde este punto de vista y del de la seguridad, un gran hueco en una de las zonas de alta montaña más espectaculares de nuestro Pirineo

Comité de Refugios FAM

 

suplementos

Volver